Tamices, filtros y rejas

Las aguas brutas, antes de su tratamiento, se someten a un pretratamiento que comprende una serie de operaciones físicas y mecánicas. El desbaste, siendo una de las principales operaciones del pretratamiento, permite separar y evacuar materias voluminosas. Los tamices y rejas facilitan el desbaste de sólidos, protegiendo la EDAR de la llegada de objetos que pudieran obstruir las instalaciones.

El objetivo principal de estos procesos es separar del agua residual la parte de la contaminación más molesta; es decir, materia que por su tamaño o naturaleza pudiera causar problemas en los tratamientos posteriores.

En QUILTON, diseñamos y fabricamos una amplia gama de equipos enfocados en el pretratamiento de las aguas residuales.

DESBASTE DE SÓLIDOS. REJAS Y TAMICES, ¿QUÉ SON Y QUE USOS TIENEN?

REJAS

Eliminan los problemas de atascos de sólidos de mayor tamaño y reducen el tiempo necesario de mantenimiento en etapas posteriores si es efectivo.

Las rejas se pueden clasificar en función de la separación entre sus barrotes en:

  • Reja de gruesos: con paso libre entre barrotes de 20 a 60mm.
  • Reja definos: con paso libre entre barrotes de 1a 10mm.

y en función del modo de limpieza en:

  • Rejas de limpieza manual: la extracción de los sólidos se realiza manualmente introduciendo un rastrillo entre los barrotes de la reja.
  • Rejas de limpieza automática: el mecanismo más empleado para su funcionamiento consiste en un peine móvil, que periódicamente barre la reja, extrayendo los sólidos retenidos para su evacuación.

TAMICES

El tamizado consiste en una filtración más fina que se utiliza en numerosos campos del tratamiento de agua. Para el pretratamiento de las aguas residuales se utilizan tamices con pasos entre 1mmy 10mm.

Si bien en un principio los tamices se utilizaban solo en casos especiales, en la actualidad su uso está generalizado sustituyendo a las rejas finas e incluso en pequeñas instalaciones sustituyendo la operación de desarenado y tratamiento primario.

Un aspecto importante en la selección de los tamiceses su capacidad de filtración, eficiencia en la extracción de sólidos y la pérdida de carga que producen que oscila entre 0,25m y 0,50m normalmente, en función del tipo de tamiz y paso establecido. Los tamices deben construirse en material inoxidable de alta calidad.

Los tamices más usuales en el pretratamiento de las aguas residuales son los siguientes:

  • Tamices estáticos: se caracterizan por tener una rejilla de acero inoxidable constituida por malla sinusoidal o barras horizontales rectas de perfil triangular. Los efectos de separación, escurrido y evacuación de materias sólidas se obtienen por las diferentes inclinaciones de la rejilla sobre la horizontal.
  • Tamices rotativos: disponen de un tambor cilíndrico de eje horizontal, constituido por barras de acero inoxidable de perfil triangular o de chapa perforada, que gira lentamente obligando al líquido a tamizar a pasar a su través.
  • Tamices autolimpiantes de pantalla continua: son de tipo vertical y continuo. Los sólidos retenidos son separados y extraídos del agua por los dientes (elementos filtrantes) que conforman la pantalla filtrante del tamiz.

FILTROS

Ampliando la gama de productos en la categoría de tamices, en QUILTON disponemos de filtros de captación para toma de agua y filtros para tratamiento terciario cuya funcionalidad es retener sólidos para obtener agua de la mayor calidad posible.

  • Filtro para tomas de agua: la toma de aguas en ríos, lagos o embalses se realiza mediante el establecimiento de torres de toma o mediante tuberías, a más o menos profundidad, unidas directamente a la impulsión. En QUILTON diseñamos y fabricamos filtros estáticos para tomas de agua para una velocidad media de paso que minimizan el arrastre de sólidos, facilitando la captación del agua y evitando la extracción y manipulación de sólidos en ese punto.
  • Filtro textil para tratamiento terciario: el filtro textil es una de las técnicas de filtración más utilizadas para el tratamiento terciario de aguas residuales urbanas e industriales. Gracias al empleo de textiles especiales se obtiene una elevada capacidad de separación de sólidos, combinando las características y ventajas de la filtración superficial con las de la filtración de profundidad.